Sobrevivir en un piso compartido en Alemania




¿Es agradable vivir en un piso compartido?
   
English French German Italian Dutch Russian




Tabla de contenidos

 

Mentalidad de Convivencia


En ocasiones escuchamos a personas ser señaladas como de mentalidad cuadrada o circular, siendo esto una etiqueta usada para definir nuestra actitud. en Alemania esto no es una excepción y he escuchado a algunos alemanes definirse así mismos como de mentalidad cuadrada.


No es mi intención generalizar, está claro que también hay alemanes muy descomplicados también.


Se define a una persona con mentalidad cuadrada a alguien que tiene parámetros en su vida, los cuales no deben, pueden ni quieren variar, ya que esto cambia la ecuación de su estilo de vida, la cual es y debe ser muy cómoda y repetitiva.

Por otro lado una persona con mentalidad circular vive en constante cambio y puede llegar a ser algo impredecible, valorando no solo un sentido de la vida.

En lo personal trato de tener ambas mentalidades pero tiendo mas a ser de mentalidad circular ya que siempre tengo curiosidad de nuevas experiencias.

Esto me ha causado sorpresas de todo tipo


Toda esta explicación es para dar pie a un problema que muy probablemente muchos tendrán a la hora de vivir en un piso compartido en Alemania, el cual es integrarse al estilo de vida de alguien o luchar contra la imposición del otro.

Y es que el problema no radica en ponerse en los zapatos del otro, porque en muchas ocasiones uno mismo puede estar a favor de sus ideas, sino el problema es que muchos aman y disfrutan quejarse, muchas veces por motivos razonables y otras por no tan razonables.


Anecdóticamente debo mencionar que en algunos libros para aprender alemán existen capítulos que tratan acerca de expresiones para quejarse, lo cual ha sido de mucha utilidad debo agregar.



Las quejas usuales

 
La queja de los chocolates: para tratar de resumirlo en un piso donde vivía había una regla en la cocina, la cuál trataba de que todo lo era dejado sobre la mesa (sin nombre) era para ser tomado, por otro lado alguien dejó un calendario navideño de chocolate, el cual tradicionalmente uno debe ir comiendo uno al día según la fecha del calendario. Obviamente al ser para compartir tomé algún chocolate de un día al azar. A la semana siguiente la persona que dejó el calendario nos dio una cátedra a todos los del piso (5 personas) sobre la importancia de respetar la cultura y tradiciones del país, extrañamente yo era el único extranjero así que obviamente esto iba dirijido a mi.


Aquí debo hacer un "Mea culpa", Entiendo que esta tradición tiene mucha importancia para muchos alemanes debido a que se practica desde la infancia.


La queja de las botellas: en otra ocación alguna vez algún roomy que dejó el piso, abandonó unas botellas de vino vacías en el rincón de la cocina. Alguien del piso me preguntó si las botellas eran mías y dejó el asunto ahí después de haber sido aclarado. Al día siguiente esta misma persona dejó las botellas sobre mi espacio en la cocina. Solo volví a aclarar el tema por whatsapp y deje las botellas en donde estaban. Por anecdótico que parezca pensaba tirar las botellas por mi cuenta pero ese acto me quitó todas las ganas de ser acomedido.


Probablemente ésta persona haya tenido un mal día y quería compartir sus "buenas vibras".


La queja de hablar español en el pasillo: cierto roomy se quejó que un compañero y yo habláramos en los pasillos porque aveces era algo alto y a esto añadió que lo hacíamos en español (en otra ocación comentó que no le gustaba como sonaba el idioma), por contradictorio que parezca esta misma persona hacía lo mismo con sus visitas, pero en alemán. Obviamente no me quejé porque es un motivo muy burdo y claro que para mi es irrelevante el idioma que se hable (ya que no tengo interés en saber de conversaciones privadas).


Es posible que mi español no suene muy bien

 
La anécdota del olor a comida en la cocina: cierto día un roomy se quejó que siempre que cocinaba, la cocina olía a comida (no especificó algún ingrediente, solo se refirió a comida), para no ahondar en el problema yo decidí dejar la ventana abierta después de cocinar (también por recomendación del quejumbroso), luego de unos días esa misma persona se quejaba que cada vez que entraba a la cocina hacía frío, a lo cuál ya no presté mas atención porque me pareció muy ridículo la cadena de quejas (posiblemente la única solución sería: no volver a cocinar?).


Y si encendía el extractor de aire en la cocina en caso de habértelo preguntado, siempre tenía que regresar a la cocina a cerrar las ventanas después de haber aireado por 30 minutos.


Sé que en ocasiones algunas cosas se me pueden escapar de las manos y si tengo alguna culpa por incomodar al otro no dudo en rectificarlo (cualquiera con dos dedos de frente haría lo mismo), pero por otro lado algunas veces siento que algunas quejas son por así decirlo "ridículas", siendo el motivo no siempre por lograr un ambiente más cómodo, sino por "amor al deporte".

Sin embargo y por suerte siempre habrá algún roomy que te entienda y ayude a sobrellevar estas situaciones.



No es personal


Después de la lista de quejas es probable que pienses que no estaba cómodo en un piso compartido en Alemania. Pues en realidad extraño ésta convivencia y con el tiempo entendí que el quejarse no necesariamente se debe a una demostración de antipatía. 

Por lo contrario, aprendí que ésta es parte de la cultura alemana el ser honesto y expresar lo que te gusta o no. Un día tu vecino te grita por no cerrar la ventana y al otro te invita a una fiesta, por gracioso que parezca me tomó mucho tiempo aprender:

No es personal..








Publicar un comentario

0 Comentarios